Si lo que queremos es conocer un verdadero pueblo de interior no podemos dejar de visitar Alfafara. Pertenece en la comarca del Comtat y está situada al norte de la provincia de Alicante, en una zona limítrofe con la provincia de Valencia. A 582 m sobre el nivel del mar, la población de Alfafara se encuentra enclavada al mismo pie de la sierra de Mariola, en una pequeña valle entre la mencionada sierra y la de Agullent y muy próxima a municipios como Agres o Bocairente. Esta condición montañera de parte del término municipal propicia la existencia de parajes naturales y bellos rincones que invitan a hacer rutas verdes de senderismo, a ponerse la mochila y salir de excursión por bellos parajes que no podemos perdernos como los de la Fuente del Azud, la Fuente del Tarragó, la Cueva de la Fuente, la Cueva del Bolumini, los Fontanarets, el molino rupestre del Pantanet, la necrópolis de la Masía del Pozo, la Fuente de Carbonell, las Cuevas de las Ventanas o la ermita de San Antonio y de Nuestra Señora de la Luz.

Incluso el nombre de Alfafara tiene relación con la naturaleza que la envuelve. Según se cree, viene probablemente de la palabra ALFAWARA”, que en árabe significa la “la fuente que brota con violencia” y que casi seguro hace referencia a un salto de agua que, en épocas lluviosas, cae desde lo alto de una peña conocida como Peña del Chorro.

La buena gastronomía y el alojamiento están asegurados si vienes a hacer turismo en Alfafara. Con tanto solos 430 habitantes, los “alfafarencs” tienen fama de pueblo hospitalario y cuentan con una variada oferta de bares, cafeterías y restaurantes, donde podremos hacer una parada y probar los platos típicos de la zona, así como un albergue municipal y casas rurales si queremos perdernos durante varios días por este entorno de un pueblo típico de montaña.