Sostenibilidad

La variada flora, con más de mil especies catalogadas especialmente de hierbas aromáticas, confiere a los paisajes unas tonalidades sorprendentes mientras que la abundancia de agua proporciona un trasfondo relajante y refrescante.

Conjuntamente, flora y agua han atraído, desde siempre, una fauna característica y han fomentado una actividad humana muy relevante. El aprovechamiento del agua y la nieve han legado también un amplio patrimonio en forma de fuentes, lavaderos públicos, balsas y canalizaciones en el primer caso, y de pozos de nieve y otras construcciones análogas, en el segundo.

En conjunto, el patrimonio de los pueblos de la Mariola refleja la comunión entre humanidad y naturaleza y permite, al mismo tiempo, conocer el equilibrio sostenible de un territorio agrícola e industrial.