Cocentaina ha sido un enclave ocupado por el hombre desde tiempos remotos y así lo testimonian sus abrigos rocosos con pinturas rupestres, su herencia musulmana en la arquitectura y urbanismo, como el Castillo, el arrabal o las numerosas alquerías; y la posterior época cristiana con el palacio Condal, iglesias y castillos o los restos de las murallas y torres que servían como fortificación durante aquel tiempo. Mientras recorremos estos maravillosos monumentos podemos gozar de la riqueza gastronómica de Cocentaina con platos típicos como los mentirons, el espencat, el arroz al horno o su famosísima “Mentira” o bebida de café licor y el tradicional herbero.

Para completar la visita al municipio y empaparnos de su historia podemos visitar el museo situado en el Palacio Condal o el museo arqueológico y etnológico, además de gozar de sus fiestas y tradiciones como las fiestas de Moros y Cristianos, declaradas fiestas de Interés Turístico Internacional, y que rememoran la reconquista cristiana sobre territorio musulmán. Otra cita importante en el calendario festivo contestano es la Fira de Tots Sants, también de Interés Turístico Internacional, una de las ferias más antigua de nuestra comunidad.

Para relajarnos nada mejor que respirar el aire puro de su entorno natural por sus rutas verdes de senderismo a la sierra de Mariola o subir al Castell y gozar de las maravillosas vistas del valle.