Torre de N’Aiça y Portal de Riquer

La Villa de Alcoy pasa a ser cristiana en 1256, y a partir de 1305 se construyó su primer ensanche urbano o arrabal que en el siglo XIV se denominó Pobla Nova de Sant Jordi o Vilanova d’Alcoi.
El antiguo Raval Vell estaba defendido por una muralla y varias torres, como la Torre de N’Aiça y Torre-portal de Riquer, que era al mismo tiempo la puerta de acceso a la población por el antiguo camino de Castilla o de Madrid.

A inicios del siglo XVIII, con la Guerra de Sucesión, se construyó un baluarte junto a la Torre de N’Aiça. Años más tarde, las torres se convirtieron en viviendas y sobre la muralla de la calle de la Puríssima se abrió una puerta más amplia –denominada Arc de Sant Roc–, para permitir el acceso de carruajes a través de la calle de Sant Roc.