Ermita de la Virgen de la Luz de Alfafara

La ermita se levanta en una loma cerca de un bosque de pinos. Delante de la ermita hay una pequeña explanada cercada de cipreses y una cruz de término de piedra que sustituye a la antigua que estaba a unos cien metros más al este y marcaba la frontera con Agres. Esta ermita tiene la característica de ser muy alta, por lo que se apoya sobre tres contrafuertes a cada lado. Se compone de nave, sacristía y casa del ermitaño.

La fachada es austera, tan sólo cuenta con una puerta y una ventana. La planta mide 13,15 por 5,67 metros y consta de tres tramos separados por pilastras y arcos fajones. El tramo de cabecera se eleva formando el presbiterio; por su izquierda se accede a la sacristía y sobre ésta se sitúa el coro, abierto a la iglesia.

El retablo es de estilo neoclásico renacentista, el hueco entre dos columnas lo ocupa una hornacina en la que, sobre una misma peana, están las dos imágenes de los Santos Patronos: la Virgen a la izquierda y San Antón a la derecha sobre grupos de ángeles.

La zona recreativa situada al lado de la ermita resulta un buen lugar para pasar un día agradable en familia.