Ruta dels Molins de Banyeres

La Ruta dels Molins es un recorrido que une los tres molinos papeleros más emblemáticos de Banyeres de Mariola de los nueve que estuvieron activos en el río Vinalopó entre los siglos XVIII y XX. En estas peculiares construcciones fabriles, grandiosas para su época, trabajaron la mayor parte de los vecinos de Banyeres de Mariola durante varias centurias.

El itinerario por estas instalaciones levantadas a lo largo del río Vinalopó permite disfrutar de un interesante paseo. Puede contemplarse la rica flora y fauna de un paisaje que apenas ha sufrido alteraciones. Partiendo del primer molino papelero establecido en Banyeres, el Molí l’Ombria, caminaremos aguas arriba, hasta el Partidor, una instalación para la distribución de agua, fuerza motriz que accionaba todos los artefactos de siglos pasados.

Aguas abajo, contemplaremos los edificios maltrechos por el paso del tiempo del molí Sol, en donde se elaboró un papel de fumar que fue famoso en España y América.

Acabaremos el recorrido en el molí Pont, futura sede del Museu Valencià del Paper.

El entorno natural ha determinado las características de los molinos. Por eso se puede encontrar en la ruta información sobre plantas como, por ejemplo, el saúco, que era utilizada para la confección de tintes.

 

MOLINOS DENTRO DE LA RUTA:

Molí del Partidor

Situado en el margen derecho del río, existían dos edificaciones, en una de ellas se levanta un molino papelero. El Molino papelero de dos tinas era accionado por el agua que bajaba del partidor y en la actualidad persiste el lugar donde estaba emplazada la rueda hidráulica. Su estructura se asemeja a los molinos papeleros de la zona, característicos por sus cubiertas de bóvedas en la planta baja, donde se realizaba el papel, la primera planta donde se seleccionaban los trapos y está cubierta por vigas, y en la última planta, donde las ventanas eran de dimensiones mayores, para el secado del papel, estaba rematada por una cubierta a doble vertiente. Actualmente este edificio se encuentra bien conservado, se ha convertido en una vivienda de segunda residencia.

Molí l’Ombria

Este fue el primer molino edificado en el curso del Alto Vinalopó, se localiza en el margen izquierdo del río. Su creador fue Laureano Ballester, pero la mala gestión de éste, hizo que a principios del siglo XIX, le quedaran muy pocos molinos en propiedad, fue entonces cuando paso a ser de José Laporta Valor, que nunca lo utilizó para hacer papel, sino para suministrar alumbrado eléctrico al Molí Sol y al Molí Pont. Actualmente el estado de este molino es ruinoso. En su cuerpo principal consta de planta baja abovedada sobre la que se levanta otra planta dividida en dos secciones perfectamente delimitadas, la segunda y tercera planta estaban destinadas al secado del papel, con cubierta a dos aguas resguardada con tejas y tablillas de madera entre las vigas. Aguas abajo del Molí l’Ombria, se encuentra el Molí Serrella, hoy propiedad privada convertida en casa de segunda residencia. Este molino, fue molino harinero. Actualmente todavía se conservan las muelas en el sótano. 

Molí Sol

Está ubicado en el margen derecho del río, anexo al Molí Torró. Este molino también es conocido por el nombre de Blanco y Negro, por el papel de fumar que fabricaban. Se edificó en 1856. Este molino tiene una planta rectangular de cuatro crujías, con un alzado de cuatro plantas. La planta baja corresponde a un semisótano abovedada por pilares de sección rectangular. La primera planta, que se accede por la planta principal, destinado a los aseos de los trabajadores, oficinas y viviendas, que repite la estructura reticulada creada en el semisótano, pero que la configura un sistema adintelado de vigas de madera sobre pilares de mortero, este esquema se repite en las plantas superiores. La planta segunda y tercera, se utilizaba para realizar el secado del papel al aire.

A la edificación principal, se le añadió en diferentes épocas varios anexos, dependiendo de las necesidades de la industria (talleres de carpintería, herrería, vivienda del conserje…). Un poco antes del molino encontramos las balsas de decantación, utilizadas para limpiar el agua antes de su entrada en el molino. La conservación actual de conjunto es regular.

Molí Torró

Molino harinero del siglo XVII, de planta rectangular con fachada sencilla y cubierta a doble vertiente. Es en 1764 cuando sabemos su pertenencia a la familia Torró, la cual da nombre a la construcción. Posteriormente al molino se le añadió la construcción del Molí Sol convirtiéndose en molino papelero en 1862 tras establecer un conducto subterráneo para la utilización del agua del río. Conservaba las bóvedas bajo las cuales giraban las muelas donde se elaboraban las harinas. Aunque son pocos los restos que se conservan en la actualidad, es merecedor de nuestra atención, al ser de los pocos vestigios que nos quedan del siglo XVII. 

Molí Pont

Localizado al margen izquierdo del río. En sus orígenes fue un molino harinero. En 1758 D. Mauro Aparisi, rector de la Iglesia parroquial de Banyeres establece y levanta un molino harinero de la Administración de la Iglesia para sufragar los gastos de construcción de la nueva Iglesia, pero en 1877 lo compra José Mora Navarro y edifica al lado un molino papelero, el más importante de Banyeres por su elaboración de papel de fumar y libritos. A finales del s.XIX lo adquiere José Laporta Valor que lo rebautiza como la Innovadora. En 1935 se integra en Papeleras Reunidas S.A. de Alcoy. En 1964 cierra por no se competitivo. Su estado actual no es muy bueno a pesar de que hace unos años se le hizo una renovación de las cubiertas de los cuerpos principales.

Molí l’Aspenta o Molí San Jorge

Localizado en el margen izquierdo del río, en la partida del Bovar. Se conoce popularmente como el Molí l’Aspenta porque fue parcialmente arrastrado en una de las riadas del Vinalopó. Tiene una estructura rectangular de 10 metros de longitud y 5 metros de ancho, con semisótano abovedado, planta baja y planta primera para el secado del papel. El semisótano cuenta con una estructura de cubiertas con bóvedas, donde se situaba la rueda hidráulica y donde se fabricaba el papel. La planta baja, donde se seleccionaba el trapo, construida con jácenas y vigas y la primera planta con cubierta con tejas a dos aguas con el interior de madera y cañizo, servía para colgar y secar el papel. En la actualidad se encuentra en ruinas.

Molí Roig o Molí de Català

Localizado en el margen derecho del río Vinalopó. Molino hidráulico que funcionaba con la fuerza del agua del río, para conseguir la fuerza para impulsar la maquinaria se construyó un azud, que lo compartiría con el Molino Tap. Este molino tiene su origen en un antiguo batán, pero es en 1778, cuando Laureano Ballester y Francisco Belda tiene el intento de construir un molino en esta ubicación. En 1821 Antonio Ferre vende las tierras a Juan Casasempere para realizar este proyecto. Actualmente conserva su estructura principal, plana rectangular, y un alzado de cuatro plantas, con cubierta a dos aguas sustentada por un armazón de madera con tres vigas longitudinales. 

Molí Forcall

Localizado al margen derecho del río Vinalopó. A este molino se le conocen diversos usos, desde molino harinero a productor de energía para el alumbrado eléctrico del municipio, a principios del s.XX se conoce su función como molino papelero, donde toma más importancia. Su estado de conservación en la actualidad es en ruinas.

Molí Sans

Localizado en el margen derecho del río, es el último molino de Banyeres situado en la confluencia del Vinalopó y la Marjal. Su actividad comenzó en 1860 cuando Vicente Sanz Martínez construye el molino. Su estructura es la característica de los molinos papeleros, contando en su planta baja con la estructura de cubiertas con bóvedas, donde se situaba la rueda hidráulica y era donde se fabricaba el papel. La primera planta donde se seleccionaba el trapo y la cubierta donde se secaba el papel.

Molí Tap o Molí San José

Localizado en la parte derecha del río Vinalopó, contiguo al Molí Roig. Primero fue construido el batán, después fue molino. Tenía otra consideración, el molino de San José. Las primeras noticias conocidas del molino se deben a un sillar marcado con el año 1847. Este molino a finales del s. XIX principios del s. XX era de planta rectangular, con formas características de la topología de los molinos. Actualmente su estado es ruinoso, pero aun se conserva el edificio primitivo del que comentábamos su estructura, además conserva el semisótano abovedado y la chimenea de los años 50 del s. XX.

Molino Harinero de Benasait

Localizado en el camino delsPinarets. Se trata de un molino harinero, con planta rectangular y cubierta a dos aguas, y sustentada por un armazón de madera compuesto por tres pilares de planta cuadrada y tejas árabes cubriéndola. Se distinguen dos alturas, el nivel superior que es la sala de molienda y el nivel inferior donde se albergaba la maquinaria fundamental del molino. 

Molino Harinero Daniel

Molino que en su origen albergó la fábrica de aguardientes m que pertenecía al complejo fabril de Laureano Ballesteros. En 1930 se convirtió en molino de piensos y cereales, hasta su cierre a finales del s. XX. Este molino aprovechaba las corrientes del agua para el funcionamiento de la maquinaría, a través de una acequia situada en una de las paredes del molino. Actualmente este molino se encuentra en buen estado de conservación.

 

-> Descárgate el PDF de la ruta de los Molinos